miércoles, 31 de marzo de 2010

La Actitud de un Masón

La Actitud de un Masón.

Es un rasgo característico en muchos de los procesos históricos de liberación del coloniaje de los países de América en los siglos XVIII y XIX, la presencia de los Masones como figuras importantes dentro de los lideres de dichos movimientos; de hay la identificación de la Masonería como Institución de significativa influencia en el pensamiento y evolución hacia sociedades democráticas de gobiernos, mucho mas avanzados y respetuosos de las libertades del ciudadano, aunque no todos los pueblos han gozado del mismo nivel de desarrollo y perfección de dichas sociedades.

Cuba no fue la excepción, la presencia de los masones cubanos como parte dirigente de los movimientos insurreccionales, como Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Perucho Figueredo, Antonio Maceo, José Martí y toda una legión de iniciados en los ocultos misterios de masonería que regaron con sus sangre la tierra sagrada es mas que elocuente, los innumerables símbolos que se utilizan en la masonería presentes en los patrios, tan sagrados como el pabellón, y otros, expresan la influencia de las ideas que comunica la masonería a sus adeptos y los llevan a su vida diaria.

El apego a los principios republicanos, de democracia y libertad de los cubanos desde la misma constitución como nación independiente y su posterior solidificación alcanzando lugares destacables en el ámbito continental, es una muestra del apego a los ideales masónicos, que hacen se identifique y privilegie la institución, incluso todavía hoy, a pesar de los tropiezos y retrocesos de los gobiernos.

Pero las instituciones como los hombres no pueden vivir solamente de glorias pasadas o detenerse en el tiempo. Hoy la Masonería en Cuba es muy diferente a su esencia, historia y a lo que se pretende hacer ver.

El abandono del camino de la ilustración en los principios de emancipación del hombre, de la transmisión de los valores morales y éticos elementales que constituyen base y sostén de principios de igualdad, libertad e independencia del ciudadano provocan el desvió de camino y la perdida del sentido de la institución, así como la incapacidad para tener una formación y ver un camino en el horizonte, le hacen que tuerzan las miras y arremetan contra sus iguales.

Ver que un masón, atente contra sus hermanos y exija a cualquier precio obediencia y respeto en lugar de reconocer su error a sabiendas de su andar equivoco.

Ver que un masón, aprecie como malo que sus hermanos exijan el cumplimiento de la ley y sus juramentos; ver que un masón, considere una traición de sus hermanos, el continuar en la exigencias desatendidas del cumplimiento e la Ley y para ello se hayan ido fuera de los limites de la institución, intentado lograrlo.

Ver que un masón, utilice todos sus contactos e influencias para aplastar a sus hermanos porque disienten y deciden la independencia antes de ser expulsado y extorsionados al no permitir tal estado de cosas, en represalia ordena el desalojo, intenta asfixiar económicamente.

Ver que un masón, aplique la ley solamente a conveniencia, clavando un puñal en la espalda de sus hermanos conociendo desde hacía mucho tiempo lo que se traían entre manos por ser allegados, sin haberles advertido.

Ver que un masón, no tiene la capacidad de dialogar y de entenderse con sus hermanos, de comprender que todos no podemos tener las mismas ideas, fabrica un doble a sabiendas que va contra la ley, también intenta asfixiar económicamente y hace correr el rumor de que conspiran políticamente para que las autoridades civiles intervengan.

Ver que un masón, a pesar de todo esto, preste a hacer ver a los ojos del mundo que todo es armonía, paz y progreso, organizando una gran conmemoración internacional en grandes y lujosos hoteles cuando sus hermanos sufren y sus templos se caen a pedazos.

Esa no es actitud de un masón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada